domingo, 13 de julio de 2014

Lo mejor de Luna en una pastilla


Dos empresarios vascos fabrican jabones combinando agua termal y plantas de la Reserva de la Biosfera . .

OLALLA BATRES | CALDAS DE LUNA 13/07/2014

En el valle de Luna, en plena Cordillera Cantábrica, surge un manantial de agua termal que Javier Sánchez y Ainhoa Mendizábal han aprovechado para fabricar su propia línea de cosmética «Esencias de Luna».
Estos pioneros de la industria ecológica, se trasladaron al valle de Luna en 1999 desde el País Vasco y pronto empezaron a realizar sus jabones por un método artesanal. Son elaborados en frío, a partir de la combinación del agua termal, aceite de oliva y las plantas del entorno, declarado Reserva de la Biosfera.
Afirman que el secreto de sus productos reside en el agua termal de Caldas de Luna, que es la base de sus productos. Estas aguas que surgen a 1.400 metros de altitud a una temperatura de 28 grados, fueron declaradas minero-medicinales en 1917. Son aguas bicarbonatadas mixtas, oligometálicas, silicatadas y sulfatadas. Ya otras marcas de la cosmética tradicional como Vichy, Avène o Biotherm han aprovechado los efectos de las aguas termales en sus productos.
Se han formado como expertos en cosmetología y dermofarmacia para ofrecer la máxima seguridad y, pese a que son tiempos difíciles para lanzar un negocio, piensan que «cada vez hay un consumidor más informado» por lo que «es un buen momento para iniciarse en la industria ecológica, que está en alza en nuestro país», destacan. La empresa cuenta con una distribuidora que persigue la exclusividad de la marca en España y otra que se encarga de la distribución en Alemania e Italia. No van a tener un punto de venta fijo sino que pretenden cumplir la directiva europea para poder comercializar dentro y fuera de España. «Primero tenemos que conseguir la certificación ecológica para poder entrar en ese mercado, en el que el consumidor es muy exigente», afirman.
Principalmente, elaboran jabones en pastilla valiéndose de las plantas del valle: jabón termal de caléndula y aceite de olviva, de cola de caballo, de hiedra, de malvas, de lavanda, etc. Además, aprovechando las propiedades de las aguas termales, han elaborado otros productos como el agua termal «Rocío de Luna», mezcla del agua termal de Luna con la esencia de árbol de té, o bandejas de higiene de afeitado masculino.
Sus productos son indicados para todo tipo de pieles y, especialmente, para las delicadas: eccemas, psoriasis, dermatitis o rosácea
.