lunes, 15 de octubre de 2018

JORNADAS GASTRONOMICAS


Estás en Babia promociona la carne de potro hispano-bretón

La Asociación Estás en Babi ha organizado para el mes de noviembre las Jornadas Gastronómicas del Potro Hispano-Bretón, que este año alcanzan su decimotercera edición. Colaboran en la organización las firmas Carlos J. Suárez y Cárnicos Leoneses, así como los ayuntamientos de San Emiliano Y Babia y las bodegas Gordonzello.
Las jornadas ofrecen menús con la carne de potro hispano-bretón como ingrediente fundamental en los restaurantes Picos Blancos, Valle San Emiliano y La Casona de Babia, a la vez que promociona siete establecimientos que ofrecen alojamiento —casas de turismo rural, posadas reales y otros— para quienes decidan pasar el fin de semana en la comarca, los bares y otros establecimientos que ofrecen productos babianos, como las panaderías. Los restaurantes que participan en la iniciativa ofrecerán su menú al mismo precio: 24 euros por comensal.DIARIO DE LEON

sábado, 22 de septiembre de 2018

No te pierdas en Babia


JAVIER PRIETOLeón

Los reyes leoneses del medievo les encantaba la idea: salir escopetados de sus castillos, enfilar con sus mesnadas hacia las montañas del norte, cabe las Ubiñas, y dedicarse al trote y a la caza hasta que les doliera el trasero. O eso, al menos, se ha ido extendiendo como una de las explicaciones a la expresión «estar en Babia» cuando se usa en el sentido de «estar en un sitio pero parecer alelado pensando en otro». Esta teoría justifica que para esos reyes trotones «perderse» por los valles babianos era la manera preferida de apearse de sus obligaciones sin dejar rastro. De hacer unos paréntesis tan intensos que, cuando alguien preguntaba por ellos en palacio y no les encontraban, se acabó acuñando la expresión «No sé, estará en Babia...».
El otro cuento del que siempre se tira para alabar el encanto de esta tierra de valles siempre verdes y montañas de alucine es el de los pastores babianos que se pasaban casi la mitad del año con sus rebaños de ovejas en las dehesas extremeñas, esperando que las nieves se fundieran en los puertos de su querida Babia para poder regresar. Dicen que extrañaban tanto la belleza de su terruño y se les hacía tan largo el retorno que cuando les veían con la mirada fija, colgados en una ensoñación, estando sin estar, sabían dónde andaban en realidad: en Babia, claro.
El caso es que al viajero de hoy no le hace falta perderse en ningún sentido para disfrutar a fondo de un territorio que lo tiene casi todo para provocar el encantamiento. Y tampoco es necesario quedarse «colgado» pensando en el regreso. Por suerte, lo tenemos tan a mano, tan lejos y tan cerca que podemos ir y volver cuando queramos. Escaparnos y regresar del paraíso según convenga. Según nos dejen las nieves o nos lo permitan nuestras obligaciones.
De todas formas, y por si acaso, aquí van cinco pistas, cinco rincones de esta tierra mágica que deberías buscar en tu viaje a Babia antes de que el hechizo te alcance y olvides, para siempre, el camino de regreso a casa.
Observación de aves en San Emiliano.
Observación de aves en San Emiliano. / JAVIER PRIETO
1. BABIA PARQUE ESTELAR (StarPark).
Los encantos de Babia no solo se disfrutan de día y a plena luz. También de noche. Así lo reconoce la inclusión de dos de sus municipios en el programa Starlight asociado a la Unesco. Este programa busca la promoción de aquellos rincones del planeta cuyos cielos nocturnos gocen de una protección especial. Sobre todo que, a salvo de contaminación lumínica, proporcionen cielos estrellados de calidad en los que disfrutar sin estorbos de las actividades astronómicas. Babia fue declarada Parque Estelar en 2014 y tiene dos puntos de observación astronómica. Uno, en la ermita de San Bartolomé, en Torrebarrio. El otro junto a la Laguna Grande, en Lago de Babia.
2. PEÑA UBIÑA.
La esencia del paisaje babiano son sus valles y sus montañas. En realidad se trata de una frontera cuya divisoria viene delimitada por la línea de cumbres de la Cordillera Cantábrica. En ese cordal montañoso sobresale la mole caliza de Peña Ubiña (2.417 metros), montaña mágica por la que todo veterano montañero se siente atraído de inmediato en cuanto conoce su existencia: no importa que nunca se hayan encontrado cara a cara, basta con haber escuchado a cualquiera el relato de su ascenso, o sabido del éxtasis que se adueña del espíritu tras hollar la cumbre. Las vistas desde arriba son tan infinitas como lo permita el buen tiempo y la suave calima que tan a menudo enturbia el aire de las montañas. Si nada lo impide se llega a ver hasta el mar. Uno de los puntos de ascenso a la cumbre –solo recomendada para montañeros con experiencia– está en Torrebarrio.
3. RIOLAGO DE BABIA.
Otro rasgo fundamental del paisaje babiano es el dibujo de sus pueblos. Sobrios, austeros, antañones... En la mayoría predominan aun las construcciones de mampostería y sillarejo, de tejados de pizarra y chimeneas rústicas. Muchos de ellos atesoran viejos caserones señoriales llegados de un tiempo en el que la posesión de pastos y rebaños valían su peso en oro. O en escudos nobiliarios.
A lo largo y ancho de Babia encontramos varios de estos caserones de noble abolengo. En Torre de Babia, Piedrafita, Robledo, Vega de Viejos o Riolago campea el escudo de los Flórez, señores que fueron de casi todo por estos lares. En Villasecino se alza el caserón de los García Lorenzana, en la Majúa el de los Quirós y en Riolago de Babia, uno de los conjuntos urbanos mejor conservados de este territorio, el palacio amurallado que perteneció a una de las familias más poderosas de León, los Quiñones y, más tarde, a los marqueses de Acedo. Hoy el palacio, que mantiene intacto su imponente aspecto de construcción feudal, acoge la Casa del Parque de Babia y Luna. O sea, visita obligada por partida doble (Tel.: 987 687 554).
4. TORRESTÍO.
Una de las localidades que mejor reflejan la fusión de las dos vertientes montañosas, la norte y la sur, es Torrestío. Paso obligado en el tránsito por el histórico puerto de La Mesa, entre las dos vertientes cantábricas, conserva entre sus calles evidencias de esa fusión. La más obvia es su conjunto de hórreos de perfiles claramente asturianos, los últimos hórreos a cuatro aguas que quedan derechos en Babia. Esta construcción es fundamental para la supervivencia en zonas de montaña en las que el clima siempre es un enemigo a batir. Especialmente durante el invierno. Es entonces cuando este almacén, en el que se guarda la cosecha y la matanza a salvo de la humedad y los ratones, asegura la alimentación hasta la temporada siguiente. Desde Torrestío puede arrancarse la travesía de montaña que, por una pista de tierra, alcanza los lagos de Somiedo, en Asturias, desde la vertiente leonesa.
5. LAS FUENTES DEL SIL.
Entre el abundante abanico de rutas señalizadas que encontramos en Babia esta, en concreto, nos asoma al paisaje de brañas y canchales en las que el Sil comienza a juntar sus primeras aguas. La ruta (circular, 13,2 kilómetros, cinco horas) tiene el aliciente de partir de La Cueta, uno de los pueblos ubicados a mayor altura de la provincia de León y uno de los más remotos, escondidos y con mayor encanto de todo Babia.

lunes, 10 de septiembre de 2018

ESTAMPA DE BABIA PREMIADA

Richard Le Manz logra el segundo puesto en el Premio Nacional de Fotografía 'Salamanca'


El fotógrafo consiguió el reconocimiento gracias a una imagen de un caballo en las montañas de Babia.

El fotógrafo Ricardo Manzanilla Ramos, más conocido por su pseudónimo fotográfico de Richard Le Manz, consigue con el 2º puesto en la 30 edición del Premio Nacional 'Salamanca' de fotografía agrícola y ganadera.
Enamorado de la montaña leonesa y buen conocedor de la misma, Richard Le Manz retrata estos caballos en una de sus aventuras por la montaña, en concreto la fotografía se realizo en un excursión a Peña Ubiña.
La fotografía titulada «En Babia» retrata un caballo ensimismado con el paisaje de la región.
Richard Le Manz recibió su primer reconocimiento precisamente el año pasado en este mismo concurso donde obtuvo el tercer premio, este año subió un escalón, el artista continua recibiendo galardones nacionales e internacionales que reconocen su trabajo y trayectoria.
El fotógrafo que hace poco mostraba en León su proyecto «Hábitat, más allá de la fotografía» y que fue seleccionado también en la XXX Muestra Internacional de Arte Contemporáneo en Barcelona, se muestra encantado de formar parte de los seleccionados por el jurado y de un nuevo reconocimiento.
La excelentísima Diputación de Salamanca, dentro de las actividades que se llevan a cabo en el marco de la celebración de la Exposición Internacional de Ganado Puro, convoca anualmente el Premio Nacional «Salamanca» de Fotografía Agrícola y Ganadera, certamen que galardona la mejor obra fotográfica -original e inédita- que verse sobre la agricultura y/o la ganadería, con la finalidad de promover la divulgación del mundo rural y contribuir a un mayor conocimiento del campo y las labores agrícolas y ganaderas que en él se desarrollan.
Richard Le Manz, se inicio en la fotografía gracias a la asociación de fotógrafos leoneses «Focus» en el año 2013 y desde entonces sigue proponiendo ideas y proyectos.
FUENTE

miércoles, 29 de agosto de 2018

ESTAS EN BABIA



Tras las huellas de los pastores de Babia... hasta la Edad de Bronce
 Un equipo internacional de arqueólogos ha llevado a cabo un proyecto de investigación que analiza la evolución del pastoreo en la Cordillera Cantábrica (en Babia) desde sus orígenes en la Prehistoria
Si Babia —al margen del dicho de Estar en Babia— ha tenido una seña de identidad ha sido el pastoreo, la ganadería y todo lo que de ella se deriva, incluida la trashumancia.

Esta realidad, trasmitida de generación en generación, tiene ahora un soporte científico añadido gracias a un importante proyecto de investigación que analiza la evolución del pastoreo en la 
Cordillera Cantábrica, desde sus remotos orígenes en la Prehistoria y que han estado trabajando durante casi un mes este verano en Babia. Se trata de un equipo internacional, dirigido por el arqueólogo David González Álvarez (del CSIC) e integrado por investigadores y estudiantes españoles, británicos y portugueses, que ha centrado su trabajo de campo en los pastizales de altura del municipio leonés de Cabrillanes. A bote pronto y como adelanto de los resultados se puede decir que han documentado testimonios de la ocupación pastoril de las montañas babianas desde la Edad del Bronce hasta nuestros días.

Hay testimonios de la ocupación pastoril en las montañas de Babia desde la Edad del Bronce a hoy. El doctor David González Álvarez del Instituto de Ciencias del Patrimonio del CSIC ha coordinado este equipo internacional compuesto por los arqueólogos Valentín Álvarez Martínez, Kayt Armstrong y Jorge Canosa Betés, junto a estudiantes de varias universidades. Continua este equipo las labores iniciadas en su primera campaña de septiembre de 2017, en la que el equipo centró sus esfuerzos en localizar y estudiar –mediante teledetección, inspecciones sobre el terreno, prospecciones geofísicas y la excavación arqueológica de sondeos– los numerosos asentamientos pastoriles existentes en espacios de pasto al norte de La Cueta y Torre de Babia (Cabrillanes). Se muestran con vencidos desde el equipo internacional que «los resultados preliminares no pueden ser más prometedores, pues apuntan a la compleja evolución de los paisajes leoneses de alta montaña, en cuyo modelado las actividades pastoriles han desempeñado un papel central a lo largo de la historia».

Una metodología avanzada para extraer toda la información enterrada en los pastizales de altura les ha permitido documentar que «la vertiente leonesa de la Cordillera Cantábrica alberga incontables trazas de su biografía ligada al pastoreo. Ruinas de cabañas, corros y cercados para el ganado salpican las praderas estivales de Babia, donde aún pastan los últimos rebaños de ovejas llegados desde La Ribera o incluso 
Extremadura, además del ganado local de los pueblos cercanos». Añaden que «esta actividad ganadera ha sido clave en la formación de estos paisajes, que ahora languidecen consecuencia de las transformaciones que atraviesa el medio rural».
Y señalan la preocupante realidad actual, ese languidecer del mundo rural, pues, afirman, «las numerosas ruinas que encontramos en estas montañas podrían parecer muy recientes, de apenas unos pocos siglos de antigüedad; pero la realidad es más compleja y diversa: algunos de estos restos responden a momentos muy lejanos en el tiempo».

Las numerosas ruinas podrían parecer recientes, de unos siglos, pero algunos son muy antiguos Y frente a los enigmas que todas ellas plantean es la Arqueología la ciencia que emerge como la disciplina llamada a recuperar los últimos datos de esta forma de vida, y obtener también informaciones sobre sus orígenes y desarrollo a lo largo de milenios. «La campaña de 2018 en Cabrillanes ha sido un verdadero éxito. Las tareas de catalogación han reconocido más de un centenar de estructuras relacionadas con el aprovechamiento pastoril de estos espacios elevados. Los sondeos arqueológicos desvelan la diversidad cronológica de estas estructuras, que reflejan diferentes fases históricas en el aprovechamiento pastoril de estas montañas», señalaban los responsables al finalizar los trabajos.
A la hora de quedarse con un dato de esta segunda campaña, aunque es complejo pues han sido muchos los hallazgos y avances, señalan que «la sorpresa de este año ha sido la identificación de niveles de ocupación durante la Edad del Bronce. Uno de los sondeos realizados ha permitido recuperar pequeños fragmentos cerámicos asignables a este período: testimonio exiguo, pero expresivo, de la frecuentación de estos pastizales de altura hace unos 4000 años por grupos humanos que serían responsables, probablemente, de la temprana domesticación de estas montañas». 
El éxito de la campaña y la excelente acogida de las gentes de Babia les hace hablar de nuevas campañas de excavación.

lunes, 27 de agosto de 2018

Rumbo a Gran Hermano desde la sala de ordeño de Benjamín


Sanfelismo No se sabe quiénes serán los participantes en la próxima edición del reality show, aunque sí que tendrán que cuidar de una vaca de León
Benjamín anda afanado poniendo todo en orden en su explotación de Sanfelismo después de acabar el ordeño de la mañana. Con las botas de goma que dejan en evidencia que allí se trabaja, y mucho, con una gorra para resguardarse del calor que aprieta ya en el corral pese a ser temprano y con una sonrisa en la cara se adentra entre las vacas de su cabaña en busca de una, la más especial. «Aquí la tenéis, esta es, mansa como ella sola», dice precedido de una parda americana que camina despacio pero con el garbo propio de esos animales que se han criado con todo el mimo en las pequeñas explotaciones. En este caso fue Felines, el de Cabrillanes de Babia, quien cuidó de ella hasta que se jubiló hace un año, cuando Benjamín le compró el ganado. Pero no es eso lo que hace especial a esta vaca, que bien podría, si no que la expectación que genera viene provocada porque pronto dejará también Sanfelismo para poner rumbo a Guadalix de la Sierra (Madrid) para entrar en la casa de Gran Hermano.

En la explotación de Benjamín trabajan además sus dos hijos y Javi, uno de ellos, es quien cuenta como ha sido eso de que la tele haya fichado a su animal. «Aquí llegó un señor diciendo que quería una vaca mansa, le enseñamos esta y oye, la llevan porque es muy buenina y muy cariñosa», dice este joven, que explica después que estas cualidades fueron cruciales para que se tomase tal decisión así como que se deja ordeñar a mano con facilidad.

Zeppelin, la productora encargada de este popular reality show que se emite en Telecinco, apenas ha desvelado muchos secretos sobre el programa más que este comenzará en el mes de septiembre y que será VIP, es decir, que los participantes serán personajes populares, ya habituados a los focos de los platós de televisión. No se conoce por lo tanto quiénes serán los encargados de ordeñar a esta vaca leonesa que aún no tiene nombre y que a buen seguro bautizarán antes de entrar en la casa de Gran Hermano. Bien podría ser este ‘Cariñosa’ ya que sin duda es la palabra más repetida por sus propietarios cuando hablan del animal. «En cuanto llega aquí alguien, enseguida se acerca a la cancilla», dice Benjamín que cuenta que pronto se llevarán al animal para enseñarle a andar del ramal, aunque mucha falta parece que no le hará ya que siendo tan afable todo apunta a que pronto se acostumbrará a ello.

De Cabrillanes de Babia a Sanfelismo de la Sobarriba y ahora rumbo a Guadalix, una vida ajetreada para los apenas cuatro años de vida que tiene este apacible animal que ahora cambiará la sala de ordeño de Benjamín por la Casa de Gran Hermano y los cuidados de los famosos, que tendrán que aprender a manejar al animal. Benjamín está contento por la venta pero reconoce que «se la llevan porque no se puede quedar más preñada, que si no, no se la daba, ¿eh?». Eso sí, le hará «ilusión» verla en la tele y él tendrá un claro ganador del programa en el que varias personas convivirán durante unos cuantos meses controladas en cada movimiento por las cámaras: su vaca. «Ya verás cuando la vea la gente de aquí de la zona en la tele y digan: ¡Mira, la vaca de Benjamín!», dice riéndose. Una sonrisa que volverá a esbozar a partir de septiembre cuando encienda la tele para ver cómo está el animal. LA NUEVA CRONICA

miércoles, 15 de agosto de 2018

RIO ARRIBA MIGUEL PAZ CABANAS

En unos pocos días, antes de que agosto toque a su fin, se podrá percibir en las tardes de Babia, posada en un muro o velada por la sombra de las rosas, una luz otoñal. Para quien mira con asombro a todos esos bañistas que se rebozan en las playas, o los miles de todoterrenos que avanzan hacia el sur como en su día los panzer que ocuparon Varsovia, esa luz tiene algo de pureza huidiza: sin duda, hay en el mundo islas y desiertos de una belleza más abrumadora, pero esa luz prematura que cae sobre los corrales y los jardines nos sugestiona y nos redime. La melancolía que hay en sus matices es incomparable.
Somos conscientes de que, como en muchos espacios de la España rural, también aquí ha llegado la lepra del olvido y la despoblación. Apenas hay hombres; o al menos aquellos paisanos que se recuerdan contando historias al calor de las cocinas bilbaínas. En algunas aldeas solo se oye el ladrido bronco de los mastines y el susurro de mujeres centenarias que siguen soñando con misas en latín. A muchos babianos, como digo, se los llevó la guadaña y con ellos la peculiar forma de narrar anécdotas y sucesos que, bajo la bruma del tabaco y la sombra del invierno, tejían una trama de personajes y relatos difíciles de igualar. No hablo solo de romances o leyendas, sino de crónicas de personas reales, vecinos o gentes que pasaron en algún momento por Babia: la de ese joven que, para librarse de la mili, fue andando desde su pueblo a la capital para rebajar la talla unos centímetros. O la de aquel médico aficionado al tute que cuando era interpelado sobre el origen de una tos en la cantina, decía, sin levantar los ojos de las cartas, que eso eran minucias, «fruto de beber, de fumar, si acaso del relente de la noche». De Babia fue un labrador que ensalzó al Presidente de la República en tiempos de Franco y en presencia de la Guardia Civil, cuando al paso de una pareja gritó «¡Arriba, Negrín!», que era el nombre que le había puesto al jato que vendería ese año en la feria.A veces me acuerdo de ellos y esa sensación se intensifica con esta luz del final del verano. De Ignacio y Ernesto, en Las Murias, y de Vances, el chófer del rápido, guiando puro en ristre aquel maravilloso autobús de tono plateado por carreteras sinuosas y heladas. Ese tipo de hombres ya no va a volver; los que, por edad, nos vamos acercando al otoño de nuestras vidas, no les llegamos ni a la suela de los zapatos. Sus historias también se perderán. Este artículo es una expresión consciente de nostalgia y no me duele decir que el futuro que se insinúa será una farsa espantosa. Queda esta luz, como un vestigio donde se embosca la belleza, antes de que los hielos se fundan y todo se vaya al garete.
DIARIO DE LEON

sábado, 21 de julio de 2018

ESPACIOS NATURALES Parque Natural Babia y Luna, paz y descanso en la Cordillera Cantábrica


Continuando mi recorrido por algunos de los rincones naturales más emblemáticos de nuestra Comunidad, mi brújula me dirigió a la Cordillera Cantábrica, en la provincia de León. Allí, en el Parque Natural de Babia y Luna encontré la paz y el descanso que necesitaba tras una semana de mucho trabajo.
Me habían hablado de Babia y Luna y sólo el nombre hacía ya que mi curiosidad quisese conocer este parque natural. La variedad de su paisaje y la rica naturaleza que descubría a mi paso hacían que el interés se incrementase a medida que avanzaba mi camino.
La Peña Ubiña, los Picos Albos y Peña Orniz, junto con el Alto de la Cañada, fueron las primeras elevaciones que llamaron mi atención. Y es que, qué insignificante parecía al lado de grandes montañas como estas. Motivada por la naturaleza que se abría paso ante mí, me fui adentrando en algunos de los rincones más singulares del parque, donde habitan osos, águilas reales y halcones, entre otros animales.
En mi paseo por el parque pude contemplar también especies autóctonas, como caballos hispanos bretones y ovejas merinas que, según me contó un pastor que encontré junto a un camino, aún protagonizan la transumancia por estos lares.

miércoles, 27 de junio de 2018

NOTICIA

Siguiendo la música llegamos hasta Riolago de Babia. Está todo organizado para la Xuntanza de acordeonistas. El acordeón es un instrumento musical muy querido en la montaña y especialmente en Babia. Más de 2.000 personas pueden darse cita en Riolago bajo la dirección de la Casa del Parque de Babia y Luna. Como músicos y como oyentes podemos participar en la “Xuntanza de acordeonistas” el 30 de junio y el 1 de julio

miércoles, 20 de junio de 2018

CORRER EN LOS MONTES

La Babia Sherpa Tour pone a correr a más de 350 aventureros

Los Babianos Soukonos en categoría masculina, el Villablino Trail en categoría masculina y Chuvoners en equipos mixtos se llevan la victoria en una nueva edición de esta original carrera

Una carrera diferente. Así es la Babia Sherpa Tour que un año más volvió a convocar a cientos de corredores llegados de distintos puntos de la geografía española, en busca de vivir una experiencia única. La prueba de dos etapas y por equipos, un sherpa y un corredor, comenzaba el sábado 16 de junio en Huerga de Babia. Desde allí partía la primera etapa con destino a la Cervata, campamento base donde estaba situada la meta y donde los participantes pasaron la noche en tiendas de campaña en pleno Parque Natural de Luna y Babia.

La adversa climatología de los días anteriores había dejado impracticable a la subida y sobre todo la bajada del Montihuero, motivo por el cual la organización decidió cancelar esta parte de la carrera y que los corredores hicieran en esa primera etapa el mismo recorrido que los sherpas. Con el aliciente de saber si los corredores serían capaces de alcanzar a sus sherpas, que partían media hora antes, se celebró esta primera etapa en la que los vencedores finales ya abrieron diferencias con respecto a sus rivales.
La segunda etapa partía a las 9:30 de la mañana del campamento base, con recorridos diferentes para sherpas y corredores, y con la meta situada en San Emiliano. Y de nuevo la etapa transcurrió sin incidencias y sin sorpresas y confirmo la victoria final del equipo local, los Babianos Soukonos, que tras varias participaciones lograban este año llevarse la vitoria en categoría masculina. Moisés Larín como corredor y Javier Castro Larín como sherpa se alzaban así con el triunfo que llevaban tanto tiempo persiguiendo.
En categoría femenina la victoria fue para Marta Martínez Abellán y Lourdes Vázquez que formaban el equipo Villablino Trail y que dominó la prueba con mucha solvencia. Lo mismo ocurrió en la categoría mixta donde Silvia Casa y José Martín Fontán, que formaban el equipo Chuvoners, se llevaron la victoria con claridad.
En la ceremonia de entrega de trofeos se hizo entrega además al Premio Especial Columbus, premio de superación que se llevó Zoraida González, una corredora a la que un problema físico no le impide competir y disfrutar del deporte.
Concluyó así nueva edición de la Babia Sherpa Tour dejando una gran de experiencia en los participantes, en una prueba original que año tras año sigue creciendo.

domingo, 6 de mayo de 2018

La sonrisa de Áurea se apagó

 

A los 109 recién cumplidos, Áurea Álvarez falleció ayer rodeada del cariño de su familia y dejando un poco huérfana a su querida Majúa. Aunque desde hace años vivía en San Andrés del Rabanedo con su familia, siempre llevaba a la Majúa en su corazón. De hecho, por estas fechas ya se trasladaba al pueblo para pasar los meses más cálidos del año, y salir al sol con sus vecinas. Áurea Álvarez Entrago (Candemuela, 1909), más conocida como la abuela de Babia, falleció ayer a los 109 años de edad rodeada de su familia. Ocupaba el puesto 69 de las personas más longevas de España, y el segundo de la provincia. Si algo la caracterizaba era su generosa sonrisa y el cariño con el que trataba a todo el mundo, no en vano logró ganarse el apelativo de la abuela de Babia. Detrás de esa sonrisa eterna siempre se vislumbraba a una mujer muy luchadora, con muchas horas de trabajo a sus espaldas y con la pena de haber enterrado a cuatro de sus ocho hijos. Áurea nació el 26 de abril de 1909 en Candemuela, donde vivió hasta los ocho años cuando se trasladó a la Majúa. Allí pasó una infancia feliz y allí se casó con Perfecto Álvarez, que falleció en 1963. Con él tuvo ocho hijos, cinco hombres y tres mujeres. Juntos trabajaron incansables jornadas en el campo para sacar adelante a su numerosa familia. Sus vecinos y familiares la despedirán hoy, a las 13.00 horas en iglesia de La Majúa.

DIARIO DE LEON 

viernes, 13 de abril de 2018

León acoge mañana el I Encuentro 'Acordeones en el Camino' que reunirá a 50 acordeonistas

El Teatro San Francisco de León acogerá mañana, 13 de abril, el I Encuentro 'Acordeones en el Camino' en el que participarán 50 acordeonistas procedentes de León, La Virgen del Camino, Bembibre y Oviedo.


LEÓN, 12 (EUROPA PRESS)
El Teatro San Francisco de León acogerá mañana, 13 de abril, el I Encuentro 'Acordeones en el Camino' en el que participarán 50 acordeonistas procedentes de León, La Virgen del Camino, Bembibre y Oviedo.
Así lo ha presentado esta mañana la concejal de Cultura del Ayuntamiento de León, Margarita Torres, junto con la compañía del alcalde y la concejal de Cultura de Valverde de la Virgen, David Fernández y Teresa García respectivamente, y el organizador y director de la Escuela Municipal de Música de Valverde de la Virgen, Toni Escoliza.
Torres ha explicado que "esta iniciativa que tiene como principal objetivo potenciar esta arteria cultural del Camino de Santiago". Además, ha añadido que la intención es "rendir homenaje a la cultura y ancestros de la provincia, a través de un instrumento musical muy popular en esta tierra".
Asimismo, la concejal de Cultura ha apuntado que en el encuentro participan las agrupaciones de acordeones de la Virgen del Camino, de Bembibre, del Conservatorio de Peñacorada, de los Diatónicos de León y del Conservatorio Profesional de Oviedo.
Por su parte, el alcalde de Valverde de la Virgen ha animado a los amantes de la música que aprovechan la oportunidad para escuchar este instrumento "tan leonés, sobre todo, de la Montaña de León".
De hecho, David Fernández ha asegurado que se en el encuentro se dan cita algunos de los mayores expertos en acordeón de esta zona. También indicó que se está perfilando una programación de cara al verano entre ambos ayuntamientos para visibilizar el itinerario cultural de Santiago, la cultura y el folclore leonés.
LA VANGUARDIA

viernes, 6 de abril de 2018

JORNADAS GASTRONOMICAS

POSTERJORNADASYCALECHO
Con motivo de la Capitalidad Gastronómica de León y siendo este mes de Abril el dedicado a la carne de Potro, desde la Asociación "Estás en Babia" y en colaboración con la "Asociación del Calecho de Babia y Luna" se han preparado unas Jornadas Gastronómicas del Potro Hispano Bretón para el puente de la Comunidad y un Calecho con mucho sabor.

Un evento que se celebrará durante los días 21, 22 y 23 de abril y en el que se podrá disfrutar de la excelente gastronomía de la comarca de Babia, una de las Reservas de la Biosfera de la Montaña Leonesa con una naturaleza e historia inigualable.
DIARIO DE VALDERUEDA


jueves, 4 de enero de 2018

Árboles para el recuerdo

 Vecinos y amigos, entre ellos el alcalde, en la jornada. ARAUJO -
La localidad babiana de Villsecino acogió la plantación de árboles autóctonos dentro de la actividad medioambiental El Bosque de Edilio con la organización de la plataforma Arriba las Ramas. Una iniciativa que surge de la familia de un vecino de este pueblo que falleció y en su memoria han decidido poner a disposición de la plataforma un terreno para realizar un bosque visitable. En esta jornada, los participantes prepararon el terreno y en total se hicieron 340 hoyos, para la plantación de distintos árboles y arbustos. Unos días más adelante, los niños del colegio de la localidad de de Huergas de Babia, plantaron un árbol por cada estudiante de este centro. Además se llevó a cabo una clase de educación ambiental. Una actividad en la que se contó con el alcalde de San Emiliano, Basilio Barriada, el colectivo de espeleología, Piezo, a la asociación Estás en Babia y distintos voluntarios dee Babia y Madrid.FUENTE

domingo, 12 de noviembre de 2017

La última vecina del pantano


La última vecina del pantano -


Manuela Suárez Martín fue una de las últimas personas que abandonó los pueblos anegados por el embalse de Luna. Se casó en Pobladura, donde nació su primera hija. Luego fueron a vivir «provisionalmente» a Casasola, hasta que llegó el agua y después a Láncara, donde nació uno de sus cuatro hijos en 1953. Poco después les echó el agua. En la cocina de la casa que levantaron con las piedras que pudieron traer de Lagüelles recuerda que «de aquella hacías una solicitud a la Confederación y te dejaban traer la piedra, siempre con permiso», matiza. La transportaron con la pareja de vacas que tenían para la labranza. Aún conserva la radio de la casa de su suegra en Miñera. Manuela contempló cómo se llenaba el pantano y vio muchas veces cruzar a los últimos vecinos de Cosera sobre unas tablas para llegar a Miñera. «Miedo no me daba, teníamos más miedo de tener que marchar que de quedar», recuerda a sus 92 años.

sábado, 4 de noviembre de 2017

LOS HOMENAGES NO TAPAN LA INDIGNACION

La familia del fallecido alcalde pedáneo de Pinos rechaza el homenaje del PSOE

Imagen del ayuntamiento de San Emiliano.

«Es indignante que quieran utilizar el nombre de mi padre al que no se le dio ningún apoyo en sus reivindicaciones para el pueblo», asegura su hijo

LEONOTICIASLeón
1
La familia del fallecido alcalde de Pinos de Babia José Rodríguez Camino, ha rechazado el homenaje que la Agrupación Socialista de San Emiliano ha organizado en recuerdo y homenaje a tres integrantes de esta agrupación ya fallecidos, que tendrá lugar en esta localidad mañana sábado, 4 de noviembre.
En una carta enviada a la Comisión Ejecutiva provincial del PSOE y al Ayuntamiento de San Emiliano por el hijo del fallecido alcalde, José Rodríguez del Potro, en su nombre y en el de su madre Honorina del Potro, señala que no pueden aceptar este homenaje en el que «se proclama un recuerdo y un respaldo que en la realidad y en el caso de mi padre ni existe, ni existió nunca. Máxime teniendo bien presente que al final de su existencia fue consciente del ninguneo del que fue víctima por parte del Ayuntamiento socialista de San Emiliano».

Actuaciones «nefastas»

En la misma misiva, tal y como advierte en un comunicado público, afirma que entender «que cuando las actuaciones que se llevan a cabo paralelamente, por al menos una parte importante de quien realiza ese Recuerdo-Homenaje, no se ajustan a las normativas, ni atienden a los intereses generales de los vecinos, ni mucho menos respaldan las actuaciones llevadas a cabo por quienes son recordados y homenajeados, el resultado final es un acto cargado de hipocresía que no busca otra cosa que imagen pública. Así, en lo referente a la pedanía de Pinos de Babia representada por mi padre hasta su fallecimiento, las actuaciones del Ayuntamiento de San Emiliano no pueden ser más nefastas. Y el apoyo recibido por esta pedanía del citado Ayuntamiento ha sido nulo e inexistente».
En su carta, José Rodríguez del Potro les recuerda que la actual Junta Vecinal «se ha visto obligada a denunciar judicialmente al Ayuntamiento de San Emiliano por su total dejación de funciones en lo referente a la usurpación de terreno público por parte del ganadero José María Álvarez García»

Lamento

«Así mismo dicho Ayuntamiento socialista está haciendo caso omiso a los continuos requerimientos por parte de la pedanía de Pinos de Babia en los que se solicitan los expedientes sobre las cuadras existentes en la localidad, permitiendo a su vez que el ganadero Diego Barroso González se haya instalado de forma totalmente ilegal en la localidad, consintiéndole el uso de cuadras fuera de cualquier normativa, y que a día de hoy aún no ha clausurado, pese a los requerimientos de la Junta de Castilla y León, Diputación, Procurador del Común y la propia pedanía de Pinos», recuerda en una nota informativa.
 
 

sábado, 23 de septiembre de 2017

DESPIERTA



Despierta, estás en Babia
Babia, el lugar donde tantos y tantos han estado sólo con la imaginación, es uno de los enclaves naturales más bellos de la provincia de León y del Norte de España que invita al visitante a vivir una experiencia única basada en la tranquilidad, la desconexión y la sensación de sentirse libre
¡Despierta, que estás en Babia!
En Babia, en León. Una tierra de extraordinaria belleza que limita al norte con Asturias, al este con Luna, al oeste con Laciana y al sur con Omaña. Un escenario paisajístico único en España escoltado por poderosas e inmensas moles calizas que, presumidas, se miran sin sonrojarse en las inmensas aguas cristalinas que bañan este verde, amplio y frondoso valle.
Babia, ése lugar donde tantos y tantos han estado, pero sólo mentalmente. Porque sí, estar en Babia es estar ensimismado, absorto o en las nubes. Porque es esa la sensación que embriaga a aquel que, con ojos de niños, se adentra por primera vez en esta tierra de leyenda.

Tierra de descanso de reyes en la Edad Media que se alejaban de la ajetreada vida en las Cortes para estar en Babia. Pero si a alguien acuñan los lugareños la expresión estar en Babia era a aquellos pastores trashumantes que, con melancolía, vivían los largos y fríos inviernos en Extremadura recordando con nostalgia su añorada comarca.
Porque el que pisa Babia una vez, sabe que repetirá en busca de ese rincón donde respirar una bocanada de aire fresco, donde desconectar del mundo real, donde es posible rodearse de un remanso de paz que, en ocasiones, estremece; un rincón embriagado por el silencio, el elemento con el que se forman todas las cosas grandes. Porque Babia, para el que lo conoce, es en cierto modo un pedazo de paraíso.
Joya paisajística
Capricho de la naturaleza, Babia alberga cumbres de más de 2.000 metros de altura, con Peña Ubiña como emblema de una tierra que deleita con una geología variada con rasgos morfológicos de origen glaciar y de procesos kársticos.
Encrespadas crestas calizas cobijan los suaves valles donde resulta todo un espectáculo ver pastar al hispano bretón, emblema y motor económico de esta comarca, que deja ensimismado con su belleza a un visitante que se adentra a conocer San Emiliano cabecera de comarca junto con Cabrillanes.
Casas de piedra y pizarra dibujan un entorno privilegiado que cuenta con unos moradores de excepción. Las cigüeñas que han poblado cada alto de esta localidad captan la atención curiosa del visitante que, retrocede sobre sus pasos para adentrarse de nuevo en amplios valles que, como una enredadera le empujan por cada rincón de Babia.
También a Torre, punto de entrada a las lagunas de las verdes, donde aún es visible la fortificación medieval que desempeñó un papel estratégico como punto de control entre Asturias y León. Y a la Laguna Grande, la misma que según narra la leyenda se formó en una tarde de junio después de un culebrón devorase a un pequeño. Las lágrimas y lloros de su niñera hicieron que los arroyos empezasen a brotar agua, formando lo que hoy es una preciosa laguna.
Amplios y frondosos valles o congostas hoces que te empujan a pequeñas aldeas como la Cueta, el pueblo más alto de la provincia de León, separado por tres barrios dispuestos a lo largo del estrechón de Bocarrío, el desfiladero moldeado por las aguas del río Sil.
Guardián de vestigios medievales y de la esencia babiana, esa que embriaga con cada bocanada, con cada paso de una tierra que fue creada para despertar los sentidos.

'Estás en Babia'
Una joya aún por descubrir. Y precisamente con ese objetivo nació ‘Estás en Babia’, una asociación que aglutina a más del 50% de alojamientos y diferentes establecimientos y que nació con el objetivo de contribuir y atender la promoción y gestión de sus asociados así como de de la conservación y defensa del paisaje y de la arquitectura, la pureza, salubridad y belleza del medio ambiente.
Todo ello, procurando siempre la exaltación de los particulares valores turísticos de Babia, una comarca que busca impulsar su proyecto nacional e internacional porque “aunque muchos piensen que están en Babia, en Babia sólo se está si se acercan hasta aquí”.
Porque estar en Babia, según recuerdan desde la asociación, es vivir una experiencia única a través de su entorno natural y sus costumbres y tradiciones; es desconectar, es sentir en primera persona la sensación de libertad.